CLASE DE YOGA MÁGICA

Estoy esperando a que vengan los 14 participantes de esta sesión, cuando ya me voy dando cuenta de que va a ser una clase especial. 

Con la ayuda de los acompañantes de Asindown y del equipo de Populus, les vamos entregando las identificaciones y se van colocando en las colchonetas, casi tod@s tumbad@s.

En pocos minutos nos encontramos ya tod@s metid@s de lleno en la sesión de yoga, moviendo nuestro cuerpo, conscientes de nuestra respiración y con la atención y la intención puesta en el presente.

Cada vez se van sintiendo más cómod@s y se expresan con naturalidad. Durante la posición del guerrero 1 al pedirles que sientan como el corazón se abre, elevando las manos hacia el cielo, Laura (una alumna que tenía justo delante de mí), espontáneamente grita lo que siente hacia el cielo y después vari@s de sus compañer@s también le acompañan.

 

Todas las asanas las realizábamos siempre con un poco más de dinamismo y con un componente de juego, así lo sentí, para que en todo momento nos mantuviésemos allí presentes y enfocad@s.

Cuando llega el momento del saludo al sol, uno de los alumnos no sólo realiza la postura, sino que literalmente grita un “HOLA” al sol,prueba de lo involucrado que está. Consigue sacarnos una sonrisa a todos los presentes.

        Después realizamos algunas posturas en el suelo y las sensaciones se iban haciendo más internas.

Tod@s íbamos entrando en un estado de mayor serenidad y concentración, preparándonos para entrar en una relajación profunda en la que alguna y alguno que otro se durmió ; )

Finalmente, con las manos en posición oración delante de nuestro corazón, fuimos abriendo el corazón y los brazos para compartir nuestro bienestar con l@s demás mediante abrazos.

 

Una experiencia increíble.

 

Gracias, gracias, gracias.

Joan Pons

POPULUS

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *